Universitat Rovira i Virgili

Tornar

Diccionario de historia de la enseñanza del francés en España (siglos XVI-XX)

ARAUJO GÓMEZ, FERNANDO (Salamanca, 1857 – Madrid, 1914 [¿1915?])

Periodista, historiador, filólogo y profesor de francés. Fue el clásico polígrafo decimonónico, con una enorme curiosidad intelectual como se pone de manifiesto en el importante número de sus publicaciones referidas a las diferentes disciplinas por las que se interesó. No hay que dejar tampoco de lado sus inquietudes sociales, como se expone en un libro de reciente aparición (Fernando Araujo: un krausista salmantino, 2014), en el que además de su amplitud intelectual se evidencia el importante papel que desempeñó en la sociedad salmantina de finales del siglo XIX. En cuanto a su carrera profesional hay que destacar sobre todo su papel como profesor de francés, primero en el Instituto de Salamanca y más tarde en los institutos de Toledo y Cardenal Cisneros de Madrid. En la información que aparece en la 2ª edición de su Gramática razonada histórico-crítica de la lengua francesa (la 1ª edición es de 1889) se dice que era "Doctor en Letras, Licenciado en Derecho, Correspondiente de la Real Academia de la Historia, Laureado por la Real Academia de San Fernando, Catedrático numerario de Lengua Francesa, Miembro de la Association Internationale de Phonétique de París y de otras corporaciones nacionales y extranjeras, ex Catedrático de Lengua Alemana", aunque no existen datos fidedignos que avalen este último mérito, sobre todo si se tiene en cuenta que empezó muy pronto, recién acabados sus estudios universitarios con apenas 22 años, su labor como profesor de francés en el Instituto Provincial de Salamanca. Estos primeros años como profesor de francés los simultaneó impartiendo docencia en la Universidad salmantina como profesor de historia, hasta recalar finalmente como catedrático de francés en el Instituto Cardenal Cisneros de Madrid en torno al cambio de siglo. Durante los años de docencia en su ciudad natal, Araujo también se interesó por el periodismo colaborando con el rotativo salmantino El Progreso,  en el que su pensamiento abierto y tolerante, fuertemente influido por el ideario krausista, quedó patente. 

Araujo ejerció también durante un tiempo (entre 1898 et 1907), siendo ya catedrático en Madrid, cargos en la administración educativa, primero como inspector general y consejero de Instrucción Pública, y más tarde como jefe de la sección de Estadística e Inspección dependiente del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes; aunque no parece haber quedado muy satisfecho de esta experiencia, como él mismo confiesa, ya que se sentía sobre todo atraído por la docencia y el periodismo, así como por sus trabajos en el campo de la filología y la historia. Lo que no fue óbice para que publicara toda una serie de obras relacionadas con la enseñanza y la instrucción pública. Brigitte Lépinette ha dedicado varios trabajos a estudiar los trabajos filológicos de Araujo, destacando su relación con las corrientes europeas de la época e interesándose de manera especial por su Gramática razonada histórico-crítica de la lengua francesa a través de un estudio detallado de las diferentes ediciones de la misma, entre la 1ª, publicada en Toledo en 1889, y la 6ª de 1907, que conoció ediciones simultáneas en Toledo, París y Madrid; aunque la Gramática  razonada conocería dos ediciones más, una 7ª en 1911 (París y Madrid) y una 8ª, la última,  que lleva la fecha de 1911-1913 y un triple lugar de edición (Toledo, París y Madrid). Dicha gramática, esencialmente teórica y sin ejercicios, no parece ser que pudiera servir como instrumento apropiado para la enseñanza del francés a alumnos de enseñanza secundaria; pero ello no redunda, ni mucho menos, en detrimento de una obra que de algún modo era el resultado de muchos años de dedicación  al campo de la filología, y de la que el propio Araujo debía sentirse especialmente orgulloso ya que la abre con una dedicatoria a Marcelino Menéndez Pelayo al que conocía bien y por el que sentía gran admiración. Además de la Gramática razonada..., hay que mencionar también otras obras de Araujo relacionadas con la enseñanza del francés: Método razonado teórico-práctico para la enseñanza del francés, con cien modelos de ejercicios prácticos (Toledo, Rafael Gómez Menor, 1891, 2ª ed.); Temas de traducción, colección de trozos selectos, anécdotas, chistes, etc., coleccionados en francés para su traducción al español y viceversa (Toledo,  Rafael Gómez Menor, 1909, 6ªed., la 1ª edición sería de 1891); Crestomatía francesa. Trozos escogidos  de autores franceses, de la que no consta ni lugar ni año de aparición, aunque debió ser anterior a 1907, ya que es citada en esa fecha entre las obras publicadas por el autor (Cf. Lépinette, 2001b, 163); Programas de la asignatura de lengua francesa (sin fecha de publicación, anterior a 1907).

Araujo fue también autor de un gran número de obras relacionadas con las diferentes disciplinas por las que se interesó, entre las que hay citar: Ensayo histórico-jurídico sobre el matrimonio en Roma (1877), La reina del Tormes. Guía histórico-descriptiva de la ciudad de Salamanca (1884, 2 vols.), Gramática del Poema del Cid (1892), El problema de la segunda enseñanza (1901) [para una visión más completa de las diferentes obras publicadas por F. Araujo véase Lépinette, 2009, 163-165].

Juan F. García Bascuñana

Bibl.: